Male Cuevas


Male Cuevas

Biografía

    “EL FIN DEL ARTE ES DAR CUERPO A LA ESENCIA SECRETA DE LAS COSAS, NO EL COPIAR SU APARIENCIA”
    (ARISTOTELES).

    Semblanza del artista.
    Me he desarrollado en campos como la arquitectura, el diseño de interiores y el diseño de imagen, con pasarelas en moda y estilo de manera profesional y satisfactoria.
    En esta búsqueda de lo que es el camino del arte me encontré con la maravillosa experiencia en UNARTE, donde confirmé que este sería mi camino a seguir, ahí con maestros y artistas realicé trabajos de investigación, algunas instalaciones y propuestas experimentales.
    Estoy actualmente en el taller del gran maestro y artista plástico José Lazcarro, al lado de otros amantes del arte, que inquieren con la misma pasión manifestarse.
    Feliz y recién llegada de una corta temporada en San Miguel de Allende, donde disfruté cursos con reconocidos artistas y ahora entrañables amigos, teniendo como base el maravilloso espacio, la antigua fábrica "La Aurora", donde actualmente se imparten toda clase de talleres, con sus galerías, tiendas, restaurantes y demás.

    Semblanza de la obra.
    Respecto a mi obra: soy absolutamente gestual y expresionista, intuitiva, sin descripciones objetivas no por eso menos reflexiva.
    Utilizo toda serie de herramientas, lápices, carbón, acrílicos, óleos, texturas, madera, papel, tela, alambres, fierros, barro y la espátula más que pincel; mi paleta era monocromática negros básicamente y ocres, sin embargo hoy es más intensa y atrevida con colores vivos cálidos o muy fríos, invadiendo sin formalismos y libremente desde mis momentos llenos de catarsis todas las
    sensaciones posibles, pasando caóticamente del blanco al color!
    Busco plasmar el mensaje que el color guarda, transmitir su lenguaje, escuchar en el proceso de mi trabajo la voz que me llama como una puerta abierta.

    Pretendo en esta serie "Dualidades número siete”, plasmar la pasión, el quebranto, la vitalidad, los recuerdos, la fortaleza, la frustración, los silencios y los ecos y sueños y la rabia que guarda un alma de mujer detrás de sus ojos, de sus labios, de sus manos con exorbitante y entera verdad. Es una introspección al espíritu que guardamos día a día cada
    una de nosotras.
    Esa dualidad Alma-Mujer que ha sido y será siempre. Tú estás en mi obra, yo me veo ahí a través de ti, espero que te veas ahí a través de mí.


Compartir